Duérmete, niño

ImageSus padres le abandonan en su cuna, a oscuras, todas las noches. Es la última moda en educación infantil, una teoría de un señor que ha vendido muchos libros. Le llevan a la habitación, le ponen el pijama, le cuentan un cuento y le dan un beso de buenas noches. En la cuna, alineados sobre la almohada, le esperan los cuatro peluches: el osito, la cebra, la tortuga y la ranita.Todos sonríen.

Mamá cierra la puerta. Apaga la luz.

Entonces él aparta todos los peluches de un manotazo y trata a toda prisa de dormirse. Sabe que debe hacerlo. Sabe que está solo.

Con ellos.

Apenas cierra los ojos oye sus voces.

–Eres nuestro –le susurra el osito mientras le araña los hombros.

–No hay escapatoria –dice la cebra y trepa hasta su cara.

La tortuga se arrastra por sus piernas, bajo las sábanas, hasta colocarse sobre su pecho. Y le dedica una sonrisa desdentada.

La ranita salta desde la esquina de la cuna y envuelve las patitas alrededor de su cuello. Y aprieta.

Él llora. Grita. Sabe que tardarán en volver. Exactamente cinco minutos, tal y como marca el libro. Sin dejar de gritar, emprende la batalla contra sus enemigos: patadas, arañazos, pellizcos, empujones. Y grita. Y llora.

Cinco minutos después entra en el cuarto su padre.

–Duérmete. Puedes hacerlo. Te queremos –dice, le besa en la frente y se marcha.

Él, agotado, no contesta. Los peluches se han callado. De momento. Cierra los ojos. Trata de dormir. Esta vez lo conseguirá.

El osito le araña la espalda.

 

Advertisements

2 thoughts on “Duérmete, niño

  1. Qué terrorífico relato. Logras que vea esa horrible tortuga en el pecho del pobre bebé, muy conseguido. ¿Te está gustando el curso? ¿Me lo recomiendas? Estoy en dique seco, ya sabes…
    Por cierto, el otro día leí un artículo “Estivill se desmonta” en el que hablan de cómo en el nuevo libro que ha sacado, se desdice de todo lo dicho en el famoso Duérmete niño… diciendo que sus métodos son para niños de más de dos o tres años… y vi este vídeo, que es horrible (la madre es una loca de cojones) y con el que se me pone la piel de gallina… http://youtu.be/MdMjWAwvpSQ ahí queda. Para echarse a llorar mientras tiemblas.
    Y enhorabuena por el blog, te sigo… claro… :))

    1. El curso me ha encantado (termina hoy). Me ha venido muy muy bien para salir del atasco y me ha pegado un buen empujón. Te recomiendo que te pases por la web (www.transartica.net) para ver qué cursos van sacando. Y bueno, qué decir del profesor. Un lujazo. Claro que te lo recomiendo.
      Yo voy a seguir haciendo cursos online porque estoy viendo que me ayudan muchísimo, aunque sea sólo por la presión de cumplir un plazo.

      Lo de Estivill ya lo leí, y el vídeo. Siento mucho confesar que a Adrián le aplicamos el “método” varias veces, aunque tenía más de seis meses. Creo que para algunos casos está bien, pero no para todos. En el caso de Adrián funcionó, y creo que ni él ni yo sufrimos mucho, aunque hubo muchos momentos en que tiramos la toalla y acabamos corriendo a por él.

      Sigue siendo un tema terrorífico para un cuento 🙂

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s