No me gustan los domingos

La abuela vive en una casa grande, con mucha gente. Todos son viejos. Cuando papá me lleva a verla los domingos, todos corren hacia mí gritando que soy su nieto. Yo me escondo en una esquina del jardín, pero siempre hay alguno que me encuentra.

Advertisements